No todo el mundo habla con fluidez y desenvoltura delante de la cámara, aunque hay trucos para conseguirlo

Conseguir un discurso más fluido en tus vídeos

 

Hablar delante de una cámara es algo que no todo el mundo sabe hacer. Muchos se bloquean delante de un piloto rojo y, pese a que ello no es muy importante para el día a día, puede ser un terrible hándicap si lo que queremos es dedicarnos a YouTube. Pero, tranquilos. Que no cunda el pánico. Si os falta fluidez delante de la cámara, existen trucos y consejos para mejorar en este aspecto y conseguir un discurso dingo de los mejores creadores. Os contamos algunos.

 

  • Un truco clásico: un truco que se ha utilizado tradicionalmente en clases y cursos de oratoria consiste en que la persona que tiene que hablar se imagine a su audiencia desnuda. Es una excelente forma de desdramatizar, concentrar la atención en otro punto y quitarle hierro al asunto. Aunque en el caso de YouTube no veamos a nuestros espectadores, este truco puede usarse igualmente.

 

  • Estructura las frases en tu mente: estructura en nuestra mente lo que queremos decir puede ayudarnos a hablar con mayor fluidez. Lanzarnos a improvisar si tenemos problemas para hablar bien delante de la cámara, no es la mejor idea. Es preferible pensar un poco lo que queremos decir antes. Incluso hacernos un pequeño esquema para tener unos puntos de referencia que luego podamos desarrollar.

 

  • El guión, un buen aliado: para empezar y si no tenemos mucha práctica ni mucha fluidez hablando delante de la cámara, el guión puede ser un buen aliado. Eso sí, es importante no leerlo como si estuviéramos recitando El Quijote. El guión deben ser una guía que nos permita tener estructurado lo que queremos decir, pero no algo inamovible o muy rígido que nos quite naturalidad.

 

  • Practica: nada resulta fácil al principio. Por eso, si tienes problemas para conseguir un discurso fluido delante de la cámara, lo mejor es que practiques. Si miras vídeos de grandes Youtubers cuando empezaron verás que tampoco ellos hablaban o se expresaban con su naturalidad y fluidez actual. Lo que puedes hacer es grabarte para analizar tus puntos flacos en la oratoria y luego poder corregirlos. Puede que tengas que hacerlo una o dos veces, pero luego seguro que consigues mejorar de forma progresiva.

 

  • Evita muletillas y blancos en tu discurso: si tienes la costumbre de usar palabras de recurso cuando no sabes qué decir, si sueles decir cosas como eeehhhh… para llenar blancos en tu discurso, debes intentar corregirlo para conseguir una mayor fluidez al hablar. No es complicado si pones algo de voluntad, aunque al principio cueste un poco.

 

¿Qué os parecen estos trucos para conseguir un discurso más fluido delante de la cámara? ¿Conocéis otros?