Bromas a mi novio/a: ¿una fórmula muerta de éxito?

 

Es imposible ser consumidor habitual de YouTube y no haber visto tropecientosmil vídeos de bromas de novio/a. Sí, los típicos vídeos tan habituales en los últimos tiempos en los que uno de los miembros de una pareja (normalmente ambos son youtubers y se devuelven las jugarretas) gasta una broma pesada al otro, con el consiguiente resultado grabado en vídeo. Hemos visto tantos (y algunos tan repetidos) que hoy nos preguntamos si esta fórmula está ya agostada o si sigue gustando. ¡Vamos allá!

 

La proliferación de este tipo de vídeos se convirtió en todo un fenómeno durante la pasada primavera

 

Aunque las bromas o pranks de novios no son nada nuevo y llevan años haciéndose en países anglosajones, tardaron un poco más en llegar a la comunidad youtuber de habla latina. Sin embargo, lo hicieron con fuerza y han proliferado de forma brutal en los últimos meses. En realidad, podríamos hablar de un año a esta parte, más o menos, como de la explosión del fenómeno.

En este tiempo, muchísimos youtubers se han sumado a la tendencia. Algunos lo han hecho de forma habitual y  han sido criticados por ello. De hecho, grandes creadores de nuestro país, como AuronPlay o Wismichu, han criticado el uso abusivo de esta fórmula, preguntándose si son creíbles algunas bromas cuando se han explotado hasta la saciedad.

Una pregunta que se han repetido otros creadores de contenido. ¿De verdad una persona que se gasta bromas con su novio/a cada semana puede creerse o sorprenderse ante una nueva jugarreta?

Lo cierto es que basta darle un vistazo a Tendencias de YouTube para ver que el fenómeno de las bromas de novio/a parece haberse desinflado en los últimos días y semanas. A diferencia de lo que pasaba hace unos meses (durante invierno o primavera) este tipo de clips ya no copan de forma habitual las primeras posiciones de Tendencias y han dejado paso a otro tipo de contenido.

Aún así, todavía pueden verse vídeos de este estilo y son muchos los youtubers que, después de obtener buenos resultados con esta fórmula, se niegan a abandonarla y siguen tratando de exprimir los vídeos de bromas a su pareja.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Os gustan estos vídeos? ¿Creéis que se han usado demasiado y que ya no tienen gracia? o, por el contrario ¿sois consumidores habituales de este tipo de contenido y os desternilláis de risa con las jugarretas entre parejas?